¿ES POSIBLE UN SUEÑO TRANQUILO PARA EL NIÑO Y LA NIÑA Y SU FAMILIA?

Cómo favorecer que mi hija/o a descanse toda la noche.

¿Por qué mi hijo/a se despierta todas las noches entre cuatro y cinco veces, a pesar de dormir en nuestra cama y con la teta? No descansa, está irritado, nosotros tampoco descansamos, es una situación muy difícil ¿hay salida?; ¿Influye que el niño/a no tenga un espacio propio para dormir con un sueño alterado?; ¿Hay relación entre cómo pasan el día los niños y niñas y el sueño nocturno?

Para todas las familias que se preguntan si la situación de falta de descanso nocturno, por los despertares continuos de su hijo/a tiene salida, les tranquilizamos afirmando que, desde nuestro punto de vista, la tiene.

Lo que pasa por la noche tiene que ver con cómo la niña y el niño pasan el día. Mirtha Chokler afirma que el ambiente familiar de afecto y la actividad autónoma durante el día son las condiciones para el sueño tranquilo.

Siguiendo esta afirmación, se puede hacer una reflexión sobre la actividad autónoma de los niños y niñas, si los adultos que los acompañan promueven o no la posibilidad de que su hijo/a actúe autónomamente, es decir si les permiten que hagan por sí mismos, con la mínima ayuda necesaria, todo lo que puedan, que pongan en marcha el nivel de autonomía que corresponde a su nivel de desarrollo actual tanto en el movimiento como en el juego. O si, por el contrario, los adultos sienten que los niños y niñas les necesitan para jugar, para moverse… y no han podido establecer la distancia necesaria para que su hijo o hija pueda ir construyendo, desde la experiencia, la conciencia de ser una persona distinta de su madre.

Se aprende a ser uno mismo estando cerca de alguien, pero no pegado. El encuentro amoroso con otro le posibilita construirse como una persona. Pero también necesita un espacio propio, porque les ayuda a pensar por sí mismos, a resolver situaciones nuevas, buscar respuestas, desarrollar la inteligencia probando y probándose, y construirse a sí mismos.  De lo contrario, el adulto que provee “de todo” al niño le resta el protagonismo.

Las familias a veces consideran que para ser buenos padres tenemos que estar siempre con el niño/a y hacer algo con él todo el tiempo. Se da poca importancia a su actividad espontánea y a los descubrimientos que hace por sí mismo. Por ejemplo: “si se mete en un cajón y vemos que tiene dificultad en salir, y no podemos esperar, le cogemos y le sacamos ¿qué ha aprendido?”, “si ante la misma situación nos acercamos, nos ponemos a su altura, le vamos diciendo con la palabra o ayudando sólo en lo que necesite, desarrollará una imagen de sí mismo de persona competente. Para crecer de manera sana es imprescindible la autonomía.

El sueño está directamente relacionado con lo que estamos describiendo, si por el día el adulto está siempre presente, resolviendo, dando, poniendo, diciendo…, no podemos pretender que en el sueño se muestre diferente, porque el niño y la niña son una GLOBALIDAD. No ha vivido la separación y la experiencia que le proporciona que el adulto puede distanciarse, pero vuelve. El sueño es un abandono una pérdida de la conciencia y el niño se despierta para comprobar que su figura de referencia y el objeto que  lo “resuelve” todo, también está, la teta. No está tranquilo.

El sueño de los niños y niñas es posible que mejore si se les ofrece para dormir un espacio propio. Mientras están en la cama de los padres, conciliando el sueño sin desprenderse del pecho materno en la noche será más difícil dormir tranquilo. El niño no necesita “usar la teta” toda la noche. La teta es la fuente de alimentación, pero no puede ser el “chupete” con el que conciliar el sueño, o al que acude cada vez que se despierta. Es beneficioso para los niños alimentarse con leche materna, pero también es muy beneficioso un buen descanso porque durmiendo se consolidan las sinapsis neuronales. Es posible responder a ambas necesidades, rompiendo la asociación teta-sueño, ofreciendo la leche materna en el desayuno, después de comer, y mucho antes de ir a dormir. Esto facilitará un descanso tranquilo.

Sacar a los niños y niñas de la cama de los padres, también beneficia el descanso, pero es necesario hacerlo a través de un proceso:

  • Preparar el espacio, anticiparle, mostrárselo, en un primer momento será un lugar para dormir la siesta. El adulto acompañará con la palabra, con su presencia afectuosa y disponible. No engañarle, durmiéndole en brazos y que se despierte en un espacio no familiar, estar a su lado el tiempo que necesite, confiar en que el niño/a va a poder hacerlo sin impacientarnos. Los tiempos de los niños y de las niñas son distintos a los tiempos de los adultos.
  • Cuando tenga más o menos aceptado este momento, se le explicará que va a dormir en su cama por la noche ofreciéndole, igual que en la siesta, el acompañamiento y la confianza de que puede conseguirlo.
  • Crear un ritual que le ayude a aceptar y anticipar el momento: luz tenue, pequeña narración de un cuento… siempre propuestas tranquilas que ayuden a bajar su tono corporal para poder entrar en el sueño.

Taller: Laberintos

El taller Laberintos es la última instalación que realizamos en Espacios familiares Los 100 lenguajes.

Los niños y niñas que acudieron a esta doble sesión de percepción espacial se encontraron con la transformación de un espacio conocido por ellos, a partir de cartón corrugado Marta Gelabert generó un espacio serpenteante, lleno de recovecos donde una suerte de figuras orgánicas creaban un espacio para explorar, al principio con la prudencia y la curiosidad del espacio desconocido.  Ventanas que te dejaban ver otros lugares, pequeños catalejos para descubrir amigas…Poco a poco esto se fue transformando en una aventura de risas y un batiburrillo de pies grandes y pequeños que jugaban el escondite, al lobo…. Y en este fluir incesante de movimiento a veces lento, otras rápido el espacio se modificaba, iba mutando.  En ese devenir continuo de jugar el espacio, éste se transformaba y nos mostraba de manera sutil, cómo las necesidades cambian lo cambian y cómo las personas podemos modificar el lugar que habitamos para que se adapte a nuestras necesidades colectivas.

LTZ_1903010 Laberintos

Finalmente los niños las niñas y los no tan “pequeños” plasmaron la manera en que habían vivido y sentido el espacio en diferentes formas. Unos de manera colectiva y otros individualizad.

¡Os esperamos para seguir disfrutando en el siguiente taller del 10 de mayo “Kosmética”!

Inscripciones en: espaciosfamiliares@los100lenguajes.com

Kosmetika

Taller de Artefactos Sonoros

En la sesión del pasado 22 de Marzo del Taller de Artefactos Sonoros, nuestro espacio se llenó de un sonido de nuevos sonidos, a través de la propuesta que @MartaGelabert generó para la ocasión. Nos adentramos en nuestra realidad cotidiana desde el espacio auditivo. Como si de un lugar sagrado se tratara entramos en un silencio autoimpuesto, en la escenografía, que tan sólo estaba iluminada en las tres provocaciones, poco a poco los niños y niñas junto con sus madres y padres fueron acercándose indistintamente a alguna de las tres provocaciones creando una suerte de melodía arrítmica que estuvo en constante cambio durante la sesión y que provocó diferentes formas de dibujar el sonido.

Os dejamos una breve muestra del taller

¡Gracias a todos los que participasteis!

VER VÍDEO

 

El Maestro es el Niño

El maestro es el niño

EL MAESTRO ES EL NIÑO. Documental sobre la pedagogía Montessori

«¿De qué sirve transmitir el saber si se descuida el desarrollo total del individuo?»
María Montessori

Alexandre Mourot, director recién estrenado como padre, observa cómo su hija vive sus primeras experiencias en el mundo. Cuando llega el momento de matricularla en la escuela más cercana a su domicilio, decide comprobar cómo viven esta experiencia los niños de la clase de 3 a 6 años de la escuela Montessori más antigua de Francia y es allí donde decide realizar esta película. En el aula, muy acogedora, con flores, frutas y mucho material didáctico, los niños tienen total libertad para moverse y escoger sus propias actividades, trabajando de manera individual o en grupos en un ambiente calmado y tranquilo. El maestro ocupa un lugar muy discreto. Mientras un niño hace divisiones, otro duerme, otro lee, otros hacen pan, otros ríen.

María Montessori, a través de sus observaciones científicas, descubrió que respetando la personalidad de cada niño y ofreciéndole un lugar en el que pudiera desarrollar sus capacidades, éste conseguiría exteriorizar su creatividad y crearse unas bases sólidas para vivir con confianza y entusiasmo su vida de adulto. Así, en 1907, Montessori creó una escuela infantil en la que pudo elaborar un método pedagógico cuya repercusión fue notable en todo el mundo y que todavía hoy goza de un interés considerable.

Este documental invita al espectador a descubrir los principales conceptos de esta pedagogía y a observar cómo se aplican en la clase infantil en la que se hizo la grabación durante el año 2015.. Gracias a los 2255 mecenas, el documental salió en otoño 2017 en Francia y en 2018 llega a España.

Recogemos la opinión sobre este documental de Isaac Arias, formador Montessori y padre de Yull de 12 meses.

Alexandre Mourot ha realizado, bajo mi punto de vista, una labor didáctica mucho más allá de una bonita labor cinematográfica con su documental «El maestro es el niño» (2017).

Tener la oportunidad de disfrutarlo, enamorarse de las personas que lo pueblan, impregnarse de una visión práctica y eficaz, con gran humor y emoción, de la puesta en práctica en un ambiente del legado metodológico de María Montessori, supone una riqueza para cualquier persona que ya esté familiarizada o que le interese desde cualquier prisma, maternidad/paternidad, educación formal/informal… Para mí, con varios de estos prismas me ha supuesto un placer y un estímulo que me gustaría recomendar.

¿Qué podemos hacer para difundir este hermoso documental?

Isaac Arias

Formador Montessori

 

 

www.montessori-documental.org

TALLERES 2019

PERCEPCIONES_PROGRAMA_LOS100(1)

EN ESPACIOS FAMILIARES EMPEZAMOS INAUGURANDO TALLERES 2019

De la mano de “Artehabitado”, proyecto de escenografías de aprendizaje para el descubrimiento espontáneo, tendrán lugar todos los viernes por la tarde una serie de talleres singulares alrededor de diferentes propuestas de experimentación artística.

Desde la constatación del potencial que tienen las artes como agentes que hacen surgir y evolucionar no solo el desarrollo estético sino también el desarrollo emocional y cultural de las personas, “Artehabitado” nos propone diferentes experiencias para disfrutar en familia alrededor de la luz, del sonido, del barro y otros elementos que nos ayudarán a reafirmar la creatividad que cada uno de nosotros/as posee y que a veces se pierde en el devenir de otras experiencias más dirigidas.

Con el sugerente nombre de PERCEPCIONES, nos presenta un programa de seis instalaciones de experimentación artística contemporánea divididas en dos sesiones:

  • la primera de 16:30 a 17:30 para niños/as de 15 meses a 36 meses acompañados de un adulto.
  • la segunda de 18:00 a 19:00 para niños/as de 4 a 7 años, también acompañados de un adulto.

El programa es el siguiente:

11 de enero: ESPACIOS EN LUZ. Percepción visual.PERCEPCIONES_PROGRAMA_LOS100(2)

8 de febrero: LUZ Y BARRO. Percepción táctil.

8 de marzo: ARTEFACTOS SONOROS. Percepción auditiva

5 de abril: KOSMETICA. Percepción auditiva.

10 de mayo: LABERINTOS DE PERCEPCIÓN. Percepción espacial.

7 de junio: TRAZANDO EL MOVIMIENTO. Percepción cinestésica y equilibrio.

Dedicarán también una sesión especial a la construcción de CAJAS DE LUZ y recursos para utilizarla con aprovechamiento.

Para inscribiros tenéis que dirigiros a hola@artehabitado.com o en el telf. 606 248 229 (María). Podéis apuntaros a uno o varios talleres (Preguntar por los packs de descuento).

Todos los talleres se realizarán en nuestra sede de Espacios Familiares C/ Francisco Abril, 11.

¡OS ESPERAMOS!

 

Charla-Coloquio: Los límites

¿SON NECESARIOS LOS LÍMITES EN LA EDUCACIÓN DE LOS NIÑOS Y NIÑAS?

Apúntate a nuestra Charla-Coloquio: Los Límites

Espaciosfamiliares@los100lenguajes.com

los limites

¿Los Niños y Niñas pequeñas se Socializan?

los niños pequeños se socializan

¿Cómo acompaña la escuela infantil u otros contextos de socialización entre iguales el desarrollo de este proceso?

El proceso de socialización se desarrolla a través de un proceso continuo en el que los niños y niñas van descubriendo a los otros y se interesan por ellos, con acciones autónomas que les permiten un acercamiento progresivo.

Primer año de vida:

  • Desde el nacimiento exploran el cuerpo del otro, se tocan, se miran, … sin identificar al otro como semejante, pero con gran interés porque es más interesante que un objeto (se mueve, está caliente, reacciona a sus contactos) aunque aún no diferencia entre algo vivo y el objeto físico.
  • A partir de los seis meses aproximadamente se relaciona con los iguales a partir de los objetos. El objeto tiene un significado en esa relación, es un mediador en la misma. Su interés está centrado en observar el objeto, dirigen la mirada al mismo, sin ser consciente de que es otro niño/a el que lo está manipulando.
  • La siguiente fase cuando comienza a imitar, tanto a los niños/as como a los adultos. A veces no imitan de forma inmediata, observan y representan más tarde. La imitación es una capacidad muy importante, es una fuente de aprendizaje. Los adultos tenemos una responsabilidad muy grande porque vamos a ser imitados por personas que se están construyendo.
  • Posteriormente comienzan a interesarse por la actividad que está desarrollando el otro, son capaces de reconocer en él a un semejante. Desarrollan el placer de imitarse, intercambiar miradas, gestos, compartir alguna acción.

Cada ser humano que nace tiene capacidad para adaptarse, cooperar y ser un individuo (ser una persona única), pero para ello tiene construir su yo, que significa construirse a sí mismo (probar, probarse, descubrir sus posibilidades a partir de la acción autónoma), si no se lo permitimos no podrá desarrollar sus propios criterios.

Los niños y niñas que están incorporados en un contexto de juego y de relación, como la Escuela Infantil, Espacios Familiares, a través del juego espontáneo y de las relaciones de calidad con los adultos que les acompañan construyen su identidad y así aprenden a ser miembros de una comunidad, y a establecer relaciones satisfactorias con los otros.

Segundo año de vida

  • Los niños y niñas desarrollan una interacción mutua que les produce un gran placer. Los objetos unen y separan a los niños/as, a veces generan conflictos, pero en la resolución de estas situaciones conflictivas descubren que los otros tienen deseos, intereses propios y que es necesario tenerlos en cuenta. Los niños y niñas necesitan adultos que pongan palabra a las emociones que está viviendo el niño/a (entiendo que quieres jugar con… pero ahora es de X porque lo tiene él, cuando lo deje podrás tenerlo tú y será tuyo). Los niños y niñas del segundo año de vida tienen que practicar mucho hasta poder entender qué es lo que quiere el otro.

Tercer año de vida

  • En este momento inician pequeñas acciones de cooperación entre los niños y niñas, es decir, ser capaces de actuar juntos para conseguir un objetivo común. Los niños y niñas pueden cooperar antes con los adultos que con los iguales porque para ellos el comportamiento de los adultos es más comprensible y claro para ellos que el de los iguales.
  • Realizan juegos polifónicos, es decir varios niños y niñas metidos en el mismo juego pero cada uno actúa según su nivel madurativo, su nivel de comprensión… están en el mismo juego pero no están compartiendo el juego.
  • Comienzan a tener sus propias preferencias en la elección de compañeros-as de juego. Es necesario que los adultos respetemos estas elecciones, respetando su deseo de estar juntos y los límites que ponen a la participación en el juego de otros niños-as. No forzar a que otros niños y niñas entren en el juego con algunas verbalizaciones clásicas en los adultos (todos tenéis que jugar juntos, “X” también jugar…), los niños y niñas tienen derecho a vivir su experiencia y a elegir con quién, al que no le permiten incorporarse al juego, los adultos tenemos que ayudarle a comprender que puede encontrar otra actividad que le interese.
  • El principal juego en esta edad es el Juego Simbólico (tipo de juego en el que los niños y niñas representan situaciones que han vivido y viven de forma habitual: en la familia, el médico, el supermercado…). Es un juego muy importante para el desarrollo cognitivo y emocional, les ayuda a elaborar emociones de forma sana y constructiva, y representan con otros. Aprenden a ponerse de acuerdo, coordinarse, repartir papeles… aprenden a resolver conflictos de manera autónoma.

Se ha mostrado la evolución del proceso de socialización a través de la actividad espontánea de los niños y  niñas.

La socialización tiene que ver también con la interiorización de las normas sociales que les permiten vivir en sociedad. Esto es un proceso para el que el niño-a necesita el acompañamiento del adulto y tiene que ver con cómo hacemos la transmisión de normas y límites.