Instalación en el Matadero

Instalación en el Matadero

El miércoles, 21 de Junio, tras un tiempo de preparación y reflexión, las familias de la Escuela Los 100 Lenguajes nos lanzamos a una nueva aventura. Propusimos una instalación en el Matadero,  con vasos de colores y papel de diferente tipo (papel de caja registradora, papel higiénico y serpentina). 
La semilla de la escuela germinó en nuestro interior haciendo crecer las ganas de continuar jugando, seguir en relación y buscar provocaciones para nuestras criaturas que inviten al juego, a la puesta en juego.
Se trataba de jugar libremente. Experimentar, crear, hacer lo que cada quien quiera con la única norma de no dañar ni dañarnos. La propuesta se presentó cuidando la estética, es decir, una invitación al juego desde una creación que invita a jugar, a sumergirse en la experiencia. 
Ha sido un momento privilegiado para observar la vida misma simbolizada a través del juego. Han experimentado con los límites, respetándolos, pisándolos, rodeándolos…mediante un elemento tangible (pufs y cojines, principalmente). La posibilidad de mover esos límites, jugar con ellos, y poder crear lo que quisieran con estos límites simbólicos ha sido espectacular.
Han probado sensaciones corporales envolviéndose con el papel, corriendo mientras buscaban tener el papel enrollado en sus tobillos, experimentando una cierta resistencia en su carrera…
Experimentaron con la fragilidad, resistencia y propiedades de los materiales…
Quien lo necesitó, buscó un lugar más apartado para elaborar otro juego donde el papel simbolizaba el agua. O recrear el orden a través de la alineación del papel.
Hubo quien recopiló vasos, los apiló… incluso quien creó su propia propuesta de instalación.
Descubrieron que los vasos, si se ponen al revés, se convierten en elementos sobre los que poder caminar. Y perder el equilibrio. Caer. Levantarse…
Se produjeron momentos de eclosión, otros de retirada, y luego una vuelta al espacio de juego…
Ha habido caos (tan necesario) y orden (importante también).
Juego colectivo, juego de alianzas, juego solitario… JUEGO…
Los vasos rotos en la papelera también tuvieron su papel y propiciaron acercamientos como de despedida… incluso algunos vasos desechados volvieron al lugar del que venían…
Cuánta diversidad, cuánta riqueza…
Cada criatura creando, sintiendo, buscando y conquistando su espacio, entrando, saliendo…
Risas. Llantos. Encuentros, desencuentros… El juego es la vida, la vida se juega. El juego, sin duda, es algo profundo. Un momento para SER.

Instalación en el Matadero
Posted in Escuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *