Una escuela que cree en las capacidades de los niños

Una escuela que cree en las capacidades de los niños

El niño y la niña son personas:

Personas portadoras de derechos y valores; por lo que deben ser respetados y valorados en su propia identidad, en su ser único y en sus diferencias.

Capaces de relacionarse e interactuar con adulos y con iguales, de lo que se sirven para crear y modificar su propio pensamiento. A través de la imitación, del intercambio y de la relación compartida, desarrollan actitudes de respeto y colaboración con los otros

Desde el nacimiento un niño/a tiene deseos de autonomía a la par que necesita del ADULTO que CREA en él, que CONFIE en sus posibilidades, con el que establezca una relación afectiva estable, personalizada y profunda, que le proporcione seguridad y bienestar emocional.

Un niño, una niña, es una persona curiosa, su deseo de saber le lleva a investigar el porqué de las cosas. Es una persona activa, con múltiples capacidades y potencialidades que le posibilitan ser protagonista de sus propios descubrimientos. Son personas competentes.

Personas que necesitan rodearse de adultos que RESPETEN SUS TIEMPOS VITALES, distintos en cada uno, sin forzarle, sin anticiparse, sin emitir juicios precipitados, sin tratar de acelerar el desarrollo. Necesitan de un adulto que lo acompañe, con una mirada comprensiva, sin hacerle sentir que no está cumpliendo con sus expectativas.

DESDE NUESTRA ORIENTACIÓN, CADA NIÑO/A PODRÁ DESARROLLAR SUS POSIBILIDADES DE MANERA ACTIVA, RICA Y A SU PROPIO RITMO.