El valor de la primera infancia

El valor de la primera infancia

La etapa de cero a tres años es la más importante en el desarrollo de la persona desde el punto de vista neurológico, psicológico y emocional. Es durante los primeros años de vida donde tienen lugar los fundamentos de la personalidad.

J. Jubert, neurólogo, considera que las conexiones sinápticas (las que se producen entre las neuronas) que van produciéndose programadamente, genéticamente, deben estabilizarse, lo que solo se consigue si por ellas circula información y estímulos. Es en los tres primeros años de vida, el periodo optimo para que estas conexiones tengan lugar. Si no reciben información se retrotraen. Para Jubert esta podría ser una razón de ciertos fracasos escolares, el déficit en la actividad neurológica durante los primeros años de vida, un déficit muy dificil de compensar posteriormente.

Desde el punto de vista de la construcción personal, los primeros años de vida son fundamentales. Etapa de la vida en la que el niño vive un fuerte vínculo de amor con su familia y con todos los adultos que le rodean, condición imprescindible para sentirse seguro y poder embarcarse en la aventura de descubrirse a sí mismo y al mundo.

Por estas razones queremos construir una escuela familiar, profesional y transparente que configure una experiencia educativa significativa para los niños y niñas y sus familias.