El Primer Juguete

el primer juguete

EL PRIMER JUGUETE: SU MANO

Cuando los niños y niñas del primer año de vida pueden mover libremente  las partes de su cuerpo, en un ambiente en el que tiene la posibilidad de concentrarse para descubrirse, cuando no tiene un adulto ni objetos colgados que interfieran de manera continúa su atención, está tumbado en una colchoneta semidura, en el suelo, con las partes de su cuerpo libres, se produce un hito en su desarrollo, el descubrimiento de sus manos.
La mano en un primer momento aparece en el campo visual por casualidad, es decir de manera involuntaria. En este primer momento no puede retenerla porque todavía existe una disociación entre la percepción visual y la sensibilidad kinestésica, es decir, no relaciona lo que ve y lo que siente, tiene una inestabilidad en la percepción.
Más adelante y gracias a la maduración neurológica y al ejercicio repetido logra unir la percepción visual y la kinestésica y puede fijar la posición de la mano, ya no se le escapa: controla el movimiento: acerca, aleja el objeto mano, juega con su presencia y ausencia.  Estabiliza las imágenes visuales junto con las sensaciones posturales y va reubicando su mano en el campo visual.
Ahora la atención está centrada en las manos en un proceso de descubrimiento, ejercitación y dominio progresivo.  Encontrar sus dos manos frente a su rostro y descubrirlas es un gran logro que realizan los bebés por propia iniciativa. Es un encuentro con su propio cuerpo, fruto de una situación de tranquilidad y concentración.
Los movimientos de sus manos que se esfuerza en perfeccionar los trasladará después a los objetos. Las manos se convierten en un instrumento fundamental para percibir sensaciones, formas, pesos, texturas… que le permitirán conocer el mundo que le rodea.
Para que esto se produzca es imprescindible no tapar las manos de los niños y niñas ni con manoplas, ni con las mangas de la ropa (en algunos casos esto se hace para que no se arañen la cara) porque está en una etapa de descubrimiento de su propio cuerpo, imprescindible para diferenciarse de los otros.

Posted in Artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *