Talleres de Diciembre

En nuestros Talleres de Diciembre aprovechamos las luces de estas fiestas, de este mes, para explorar sus propiedades desde el juego y la experimentación, una agradable mañana llena de magia y sorpresas. En el ya conocido Taller de Despertar Musical escucharemos los sonidos del otoño en diferentes sesiones, para pequeños y mayores el sábado y para los que prefieran entre semana un jueves. ¡A disfrutarlos!

Talleres de diciembre

Los Mordiscos

Los mordiscos

LOS MORDISCOS DE LOS NIÑOS Y NIÑAS ENTRE UNO Y DOS AÑOS ¿POR QUÉ MUERDE UN NIÑO O UNA NIÑA?

Ha comenzado un nuevo curso y muchos niños y niñas pequeños han iniciado su primera experiencia de socialización, han pasado de estar en casa con algún familiar a incorporarse a un contexto de escuela infantil, y con ello van a iniciar una experiencia de convivencia con otros niños y niñas.  Esta experiencia va a ser muy gratificante, les va a ayudar a crecer, van descubrir que los otros tienen deseos y necesidades distintas a las de él o ella, pero a la vez, por lo que aprenderá de la mano de un adulto respetuoso con el proceso social del niño, a negociar, a ceder, a defender lo suyo, a escuchar y a ser escuchado,… y también a que hay LIMITES  que  no se pueden traspasar, como es el caso de la agresión.

¿Por qué muerde un niño o niña?. No sabemos las razones particulares por las que cada criatura realiza las distintas acciones, para ello,  tendremos que observar a cada niño/a y descubrir en qué contexto lo hace, a quién, en que momentos,… para conocer la particularidad de esa criatura porque no podemos establecer generalizaciones que valgan para todos.

Lo que si puede ser generalizable es el sentimiento que nos provoca como educadores y educadoras estas expresiones de los niños y niñas cuando son repetidas:  culpa por no haberlo podido evitar, juicio al niño/a mordedor e incluso como consecuencia cierto malestar en la relación con ese niño/a y no se le ofrece la respuesta que necesita, y por supuesto el temor a la reacción de las familias, que como es lógico no es recibido, en general con “satisfacción”

Pero para que los adultos podamos comenzar a entender porque los niños y niñas se expresan de esta manera,  vamos a acercarnos a los hitos del desarrollo de las criaturas de estas edades y a la comprensión de la agresividad en los niños y niñas, de la mano de Francis Rosemberg.

Los niños y niñas desde muy pequeños sienten la necesidad del movimiento y de la acción y es por medio de ésta que el niño puede tomar distancia del adulto y afirmarse a sí mismo.

Esta necesidad de discriminarse del otro aparece muy temprano: alrededor de los 8 meses, puede abrazar a su madre e inmediatamente pegarle o morderla. Y más tarde, hacía los 2 años, etapa del negativismo y oposición, en la que con sus grandes posibilidades motrices, del lenguaje y pensamiento, busca afirmarse como sujeto autónomo.
Esto es lo que algunos autores llaman “agresividad primaria” que surge del deseo y necesidad de diferenciarse del adulto porque necesita comenzar el proceso de “individuación”, de la construcción de la propia identidad.

Por otro lado hasta los dos años, el niño se encuentra en la fase oral del desarrollo, es la oralidad la fuente principal de conocimiento, de placer y de satisfacción de las necesidades. En el segundo año de vida aparecen los dientes y la capacidad de transformar con ellos, masticar, morder… puede transformar más fácilmente los alimentos y los objetos y siente el placer de dominar, de atrapar con toda esa oralidad, como una forma de diferenciarse del otro y de construirse a sí mismo.

Cuando el niño/a descubre su poder de acción sobre su propio cuerpo y sobre los objetos y los demás, quiere ejercer ese poder para conquistar el mundo. Su deseo es “ser reconocido como sujeto activo”.

Esto supone para los niños y los adultos un conflicto que hay que saber resolver. Por un lado nos encontramos con la necesidad del niño/a de expresar la agresividad primaria como elemento de autoafirmación, pero por otro lado está la necesidad del adulto de poner límite a esta expresión sobre todo cuando el niño se encuentra cotidianamente en un grupo de iguales.

¿Qué PODEMOS HACER?  ¿Cuál ES NUESTRO PAPEL PARA FAVORECER EL CONTROL DE MORDER?

Taller de Instalaciones

taller-de-instalaciones2

En el taller de instalaciones…

“¡¡¡Ala mamaaaá miraaa!!! dice Julieta al observar el espacio preparado para el taller de hoy.
La invitamos a sentarse en la rueda de cojines  y conocer el cuento de Pajarita de papel.
De una caja aparecen todos los elementos  del cuento y las caras de sorpresa se van sumando al conocer a Pajarita.
Al terminar el cuento damos paso a observar el espacio y las ganas de entrar en acción van contagiando a todos los niños y familias, poco a poco el espacio va transformandose.
Aparecen camas, antorchas, cuevas, “tubos para mirar” castillos e incluso papá  y mamá desaparecen entre la montaña de papel y algunos niños se atreven a lanzarse en esa montaña.
Las caras se vuelven de diferentes colores al ponerse el papel celofán  delante y las carcajadas inundan el espacio.
Los papás  y mamás logran convertirse nuevamente en niños a los que no se les ha olvidado jugar.
Al final de la sesión despedimos el espacio, un espacio distinto al inicial en el que nuestra huella ha quedado impregnada de distintas acciones y con otra mágica  disposición.”

taller-de-instalaciones3

taller-de-instalaciones1

Talleres de Noviembre

¡¡Los Talleres de Noviembre ya han llegado!!

Volvemos con nuestro taller de siempre de “Despertar Musical” el día 12 de noviembre, pero también nuevos, como el de “Instalaciones” y “experimentación“, donde pequeños y mayores podréis disfrutar de una experiencia de juego, exploración y creación diferente. Todos los talleres han vuelto a los “Espacios Familiares” C/Francisco Abril 11, y como novedad el día 19 de noviembre celebraremos el “Día de los Derechos del niño” en Daoíz y Velarde donde podréis pasar una mañana agradable llenas de actividades gratuitas.

Acordaos de apuntaros en talleres@los100lenguajes.com

¡¡Os esperamos!!

 

Talleres de noviembre

En la Biblioteca de Retiro

Conoce y vive la experiencia de los Espacios Familiares en la Biblioteca de Retiro. Una presentación vivencial.

Comparte un tiempo de juego con tus hijos/as junto a profesionales, en un espacio diferente, con materiales adecuados, donde podrán explorar, ampliar su capacidad autónoma, relacionarse y disfrutar.

Para familias con niños/as de 0 a 3 años

En la Biblioteca de Retiro

Talleres de Octubre

¡¡Comenzamos los Talleres de Octubre con algunas novedades!!

Hemos abierto taller algunos jueves por la tarde de 17 a 18h, en este caso será de “Música”. Nuevos talleres como el de Experimentación y el de Instalaciones para los sábados, manteniendo el de Despertar Musical.

El espacio para los talleres de los sábados será en la Escuela “Las Nubes”, mientras que los talleres de los jueves seguirá siendo en los “espacios familiares”. El precio es por niño pero al ser talleres en familia vienen acompañados de algún familiar.

Son experiencias creativas que propician compartir en familia un tiempo de calidad alrededor de algunos de los 100 lenguajes del niño: la expresión artística, musical, la experimentación, entre otras temáticas. Tanto mayores como pequeños disfrutarán de un espacio y unas propuestas donde lo más importante es el proceso, no el resultado. Los talleres no consisten en enseñar técnicas sino presentar elementos que favorezcan la expresión  individual. En cada sesión, acompañados por dos educadoras, adultos y niños se relacionan de una forma distinta a como lo hacen en casa, comparten la actividad casi como iguales y eso les enriquece a ambos.

¡¡Os esperamos!!

Talleres de octubre

¿Y si jugamos?

“¿Y si jugamos?” es una nueva propuesta  de los Espacios Familiares para favorecer el juego de los niños y niñas entre 3 y 6 años. La tarde de los miércoles, de 17 a 19h, el espacio y los materiales se transforman para acoger las necesidades de  movimiento, experimentación, juego simbólico, construcciones… así como nuevas vivencias de relación y socialización entre iguales.

Dos profesionales de la educación acompañan el tiempo y la evolución del juego enriqueciendo las propuestas según los intereses de los participantes y aportando la seguridad afectiva necesaria para disfrutar de una forma creativa.

¡Os esperamos!

Empezamos el 5 de octubre

¿y si jugamos?

Aspectos Emocionales de Dejar el Pañal

Aspectos Emocionales de Dejar el Pañal

Hemos hablado de los aspectos fisiológicos y neurológicos del control de esfínteres y ahora abordaremos los aspectos emocionales de dejar el pañal.

Los niños y niñas para comenzar a asumir el control de sus esfínteres necesitarán haber realizado un recorrido en su desarrollo psicológico y emocional que les permita:

  1. Aceptar no satisfacer inmediatamente sus necesidades, estar dispuesto a dejar por un tiempo su actividad y hacer pis o caca en el lugar que lo hace el adulto. Hasta el momento se le había permitido hacer sus necesidades en el pañal, sin embargo a partir de iniciar el proceso del control ha de acudir al baño y asumir la norma adulta.

Que los niños y niñas quieran hacer la experiencia, muestren interés, asumiendo lo que les supone de separación de sus figuras de referencia y asumir la ley del adulto requiere gran fortaleza y vivir todos los momentos del proceso con satisfacción.

Es un cambio importante y, por ello, no es lineal, tiene avances y retrocesos. Los cambios provocan reservas, inseguridades en los niños y niñas y en los adultos. Por eso, a veces controlan durante un tiempo, y durante otro periodo dejan de hacerlo.

Es una decisión que cada criatura adopta de una manera diferente, algunos lo hacen inmediatamente y otros precisan de más tiempo.

Hay niños y niñas que están preparados físicamente para abordar el control de sus esfínteres pero emocionalmente no quieren dar el paso. Pedirles que controlen antes de estar preparados puede provocar alteraciones como por ejemplo el estreñimiento.

  1. Sentirse competente y capaz, poseer una buena imagen de si mismo, una buena autoestima que construirá a través de la mirada y el reconocimiento de sus capacidades por parte de sus adultos de referencia afectiva. Este sentimiento le permitirá acercarse al salto mental y social que es el control de esfínteres con seguridad y confianza en sí mismo y realizar un recorrido feliz.
  2. Conocer y comprender lo que los adultos le están pidiendo para poder hacer suya la manera de funcionar de los adultos. A los niños y niñas les interesa y les complace ser como los mayores.
  3. Haber construido su imagen corporal, conocer e identificar las partes de su cuerpo, sus sensaciones y emociones de una manera adaptada a su edad. Es un momento de identificación y toma de conciencia de quién es él y quién es el otro,  de los propios límites en lo corporal, lo psicológico y lo emocional. Para ello es fundamental dar pasos en su proceso de autonomía.

Es muy importante para los niños y niñas que los adultos, familia y educadoras/es tengamos en cuenta que el control de esfínteres no es un objetivo nuestro, por el contrario es un proceso personal, diferente y único que realiza cada criatura. Nuestro papel es acompañar, respetar, dar tiempo, no forzar (no perseguir al niño/a con el orinal, no chantajear para que hagan pis o caca en el wáter, no sentar a los niños y niñas en el orinal hasta que obtengamos el resultado esperado por nosotros y muchas veces sin sentido para ellos, no hacer una fiesta cuando hacen pis o caca para que no sientan que tienen que responder a nuestras expectativas,…).

Pero los adultos si podemos ayudar a los niños y niñas a realizar esta conquista a través de unas actitudes que favorezcan este proceso.

Aspectos Neurológicos de Dejar el Pañal

dejar el pañal: aspectos neurologicos

Implicación de los Aspectos Neurológicos de Dejar el Pañal

En la entrada del blog anterior hicimos una introducción al proceso del control de esfínteres y explicamos que es un proceso en el que están implicados aspectos neurológicos, psicológicos y emocionales. Ahora queremos dar unas pinceladas sobre los aspectos neurológicos del control de esfínteres.

En la pelvis están los órganos de la micción y la defecación, los músculos del suelo pélvico. Esta musculatura necesita realizar un proceso de maduración.Aspectos neurologicos

Los niños y niñas pueden controlar esfínteres cuando esta musculatura ha madurado, se ha tonificado y pueden realizar la contracción muscular.

Como podemos observar en la imagen tenemos dos esfínteres, el interno, involuntario y regulado por el sistema nervioso, y el externo, voluntario y por lo tanto es el que podemos contraer.

Para poder llenar la vejiga el músculo de la misma se relaja, cuando llega a cierto nivel de presión el cuerpo manda al cerebro la sensación de tener que vaciar la vejiga, y se abre el esfínter involuntario y, en los niños y niñas pequeños/as,  como el esfínter voluntario no tiene fuerza para contraer la orina sale de manera automática. Solo cuando se ha producido la maduración muscular, el esfínter voluntario puede contraerse, cerrarse y decidir retener la salida de la orina. Esto es una prueba de que el Control de esfínteres no es un proceso de aprendizaje sino de maduración.

Las conclusiones que podemos sacar extraer son las siguientes:

  • Los niños y niñas podrán iniciar el proceso de control de esfínteres cuandoAspectos neurologicos sean capaces de abrir y cerrar voluntariamente el esfínter de la vejiga y de la zona anal.
  • El control de esfínteres comienza desde bebés. Cuando el bebe sube las piernas y ejercita las abdominales está iniciando la maduración de la musculatura que posteriormente intervendrá en el control de esfínteres. El movimiento libre les permite tonificar los músculos del suelo pélvico..
  • La ejercitación libre y autónoma de las posturas y movimientos propios de las distintas fases de su desarrollo motor, permiten al niño-a no solo tonificar constantemente sus músculos, sino también hacerlo de manera ajustada. Por ello es necesario no adelantar posturas, no poner a un niño en una posiciones que no haya conquistado por sí mismo, para no forzar la musculatura; la presión sobre el suelo pélvico sería excesiva cuando aun esos músculos no están bien tonificados.
  • El tono muscular es personal y depende de las emociones, cuando estamos nerviosos nuestro tono muscular es alto. Es importante para todos, pero sobre todo para los niños y niñas tener un tono muscular relajado, creado por un ambiente sereno, tranquilo, un contacto suave, cuando cambiamos el pañal, y una relación con el control de esfínteres sin exigencias a las que no puede dar respuesta, sin presiones para que haga pis en el orinal o en el wáter, dando tiempo a que el proceso neurológico entre otros, se desarrolle.

Una Carta Familiar

Carta de una familia

UNA CARTA FAMILIAR

Este año hemos estado en una nube. ¡Hemos logrado no bajarnos de ella!

Eduardo Galeano dijo:

“La utopía está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos más allá. Por mucho que camine, nunca la alcanzaré. Entonces, ¿para qué sirve la utopía? Para eso: sirve para caminar”.

Recordando estas palabras, podemos decir que es la primera vez que conseguimos dar los pasos necesarios y llegar a la utopía, abrazarla, tocarla, acariciarla, sin que ella se haya alejado un paso más.

Hoy queremos contaros una historia. A lo mejor os suena de algo…

Llegamos.

Un felpudo donde no hace falta sacudirse nada. Aquí se puede entrar como vienes, con lo que traes, sobre todo con aquello que traes dentro.

La campanita suena porque unas manitas curiosas investigan ese tintineo.

Nuestros zapatos se quedan esperándonos en la balda de abajo, mientras nuestros pies se alegran de poder moverse en libertad. Estas baldas cobran vida mientras jugamos. Allí se reúnen zapatos grandes acompañando a zapatos pequeños.

¡Ah, mira! Ahí llega Fernando con sus zapatillas en la mano. Algún vecino se pregunta qué pasará ahí dentro. Un día le van a decir algo…

Carmen se lo va a pasar ¡upi, upi! Descubrió que, sin calcetines, el tobogán era una aventura posible y allí arriba había un mundo por descubrir. La voz de Carmen ahora se escucha de fondo, parloteando, contándose el mundo.

Por una puerta entreabierta se cuela Elsa. Desde bien pequeña camina, corre… libre, sin miedos. Trepa, sube, baja…y con mirada pícara mira a las espalderas con deseo… El tobogán ya es pan comido para ella…

Su hermana Sofía la entiende muy bien. Es una experta en bebés. Aún recordamos la conferencia sobre desarrollo infantil que se marcó. Gala lo debió intuir porque decidió soltarse a andar en su cumpleaños…

Sofía dejó el pañal, fue creciendo y empezó una gran aventura en su cole nuevo. Ana nos va contando…

¡Ay, Ana! Has tejido una red para mantenernos en relación. Gracias por tu cuidado, tu implicación, tu estar ahí y tu generosidad.

Mientras, Elsa sale de un cajón, pensando que nadie la mira. Sin embargo, está bajo la atenta mirada de Mirko, asustado ante tanto desafío y preguntándose en silencio: ¿cómo es capaz de hacer eso?

Sin tiempo para contestarse, ve a Lucas que avanza decidido hacia el tobogán. Mirko aguanta la respiración, aunque ponga buena cara. Lucas se tira de cabeza. Lucas controla.

Al fondo, Miguel toca el xilófono, mientras piensa dónde lanzar aquella tentadora pelota. De esta manera ha aprendido a medir las distancias. Venir desde tan lejos se hace largo, pero merece la pena. Aitana se anima a tocar la pandereta, vestida de flamenca. Con esta orquesta de fondo, Teresilla, que se había tumbado en la cama, no puede seguir durmiendo. Ante este panorama, se levanta y decide ir a la compra.

Es la hora del desayuno.

Ya se oye el “chas, chas” de Mª Ángeles cortando la fruta. Ya nos vienen a saludar los que se van haciendo grandes: Lila sonriendo y dando sus primeros pasos, Telmo dejando las cadenas para más tarde, Daniel con su mirada intensa, Hugo, Pablo, Pelayo, Alba, Luis el Pelirrojo…

Gael deja su sombrero y se une al desayuno. Sara, Jara y Vera buscan cómo sentarse juntas. Se han hecho muy amigas. A Vera la rubita le pareció ver galletas pequeñas en la encimera. Sofía trepa por su mamá, Cristina, que tiene a Leo en el fular. Leo mira atento y se le escapa una sonrisa. Blanca termina su fruta y se va a jugar con Sergio y Luis (el de María).

Tienen ante sus ojos, las comiditas, el florero, los disfraces, las construcciones, la investigación, el movimiento…la libertad.

Después de jugar, nos vamos reuniendo en el corro, para despedirnos mirándonos a los ojos, con la canción de la luna y el sol.

Os queremos agradecer que un día cualquiera, como el que hemos rememorado, se convierta en un día especial.

Gracias, Pilar, por acompañarnos como familia con tanto calor y sabiduría. Por ser la maestra que siempre hubiéramos querido tener, y hemos tenido, ahora, de adultos.

Gracias, Cecilia, por tu mirada y tu acogida. Para nosotros eres apertura y generosidad. Disponibilidad para aportar, siempre ahí… Gracias por tu capacidad para mirar desde el rincón sin interrumpir, por relatarnos los progresos de Gala, contarnos aprendizajes y descubrimientos con esa gran ilusión…

Gracias, Mª Ángeles, por estar en todas partes, por sostener y organizar, para que todo haya sido un baile en el que no nos pisemos los pies.

Gracias por acompañar a Gala mientras va creciendo. Ya tenéis vuestro sitio en nuestros corazones. Las tres sois semillas que se quedarán en la vida de Gala, en sus mimbres.

Muchas gracias.

Junio de 2016. Carlos, Noemí y Gala.